el bus cuarenta y nueve

el bus cuarenta y nueve era para mí como el pan es para ti. apretujado entre los viejitos, el bus cuarenta y nueve es demandado para llegar a los hospitales más importantes de la ciudad por las mañanas. yo me bajo en el último paradero, y camino entre el casco antiguo de la ciudad. ¡qué privilegiado que soy! el bus cuarenta y nueve está limpio y me siento en el mismo lugar cuando regreso a casa. el chofer me saluda; cosa rara en esta ciudad tan impersonal comenzando el recorrido en dirección opuesta. saben dónde me bajo. me conocen. pero no quiero decirles que es la última vez que me subiré en el bus cuarenta y nueve. murmuraban sobre el gringo que no subió más al bus cuarenta y nueve

escrito originalmente el día 17 de septiembre del 2017, cuando concluí mi trabajo en sur valles wine group cómo diseñador creativo; el bus cuarenta y nueve se había transformado en mi confidente

domingo 4 de julio del 2020

, , ,